Piscina dorada

El color dorado está considerado por los budistas como sinónimo de nobleza y sabiduría. Por este motivo lo utilizan en su iconografía, sus símbolos y hasta en su vestimenta. Toda esta energía del dorado puede sentirse de manera muy especial y trascendental en esta piscina climatizada de la capital tibetana: un santuario del bienestar donde los viajeros meditan, reciben masajes y disfrutan con las vistas sobre el Palacio Himalaya. Un escenario suntuoso a medio camino entre lo monacal y lo onírico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies