El lavado de los filtros es fundamental para eliminar los contaminantes que puedan existir en el mismo. Esta tarea se lleva a cabo con la válvula automática Besgo. Usándola se asegura no sólo de que el filtro se ha lavado con suficiente frecuencia sino también durante el tiempo necesario.

La válvula puede cambiar de posición sin necesidad de que se pare la bomba. No hay golpe de ariete.

  • Máxima seguridad de funcionamiento.
  • Mínima pérdida de carga.
  • Conexiones orientables
  • Actúa sin paro de bomba
  • Dimensiones DN40 hasta DN125

Besgo dispone de válvulas automáticas de lavado de 5 vías y también de válvulas de 3 vías para enjuague del filtro y aplicaciones alternativas. ¡Las válvulas Besgo son muy económicas y consiguen un ahorro de entre un 50% y un 80% con respecto a las válvulas de batería!

Con dos válvulas Besgo de 3 vías se puede controlar por ejemplo una piscina y un spa con un sólo equipo de depuración y dosificación. El equipo de dosificación detecta el agua de la piscina y dosifica acorde con la lectura del agua de la misma. Cuando se le ordena a las dos válvulas que cambien al circuito del Spa, la lectura será el agua del Spa y su dosificación acorde con la misma. Las válvulas pueden actuar con la bomba en marcha. Una solución muy sencilla y económica.

Con una válvula de tres vías y con una sola bomba se pueden conectar dos o más elementos. El esquema abajo indicado lleva un contracorriente en el primer circuito y unos jets + una ducha o cañón en el segundo circuito. Se recomienda controlar ambos circuitos con un pulsador neumático con un cuadro de tres funciones que funciona en el siguiente orden:
1- Arranque contracorriente.
2- Cambio a jets-ducha.
3- Parada de la bomba.
La válvula puede actuar con la bomba en marcha.